0 8 min 8 mths

[ad_1]

Funcionarios rusos afirman que dos explosiones reportadas en el lado ruso de la frontera con Ucrania alrededor de las 4 am hora local en el distrito de Tarasovsky en la región de Rostov, a 1 km de la frontera con Ucrania, fueron el resultado de proyectiles de artillería. Según Rusia interfax La agencia de noticias, en un comunicado emitido el sábado, el servicio de seguridad FSB en la región sur de Rostov dijo que los funcionarios de la guardia fronteriza local habían registrado “ataques con municiones” cerca de dos asentamientos rurales.

“Uno de los proyectiles explotó a dos kilómetros de la frontera ruso-ucraniana en las afueras del pueblo de Mityakinskaya”, dijeron las autoridades. “Otro proyectil destruyó un edificio anexo en el suelo de una casa privada en la comunidad agrícola de Manotsky”. No se han reportado heridos y se dice que se está llevando a cabo una investigación criminal.

Si bien los funcionarios aún no han declarado públicamente quién creen que es responsable de los presuntos incidentes, el ministro de Relaciones Exteriores de Ucrania, Dmitry Kuleba, ha insistido en que no tienen nada que ver con las fuerzas armadas de Kiev. “Refutamos resueltamente todas las acusaciones de supuestos proyectiles ucranianos que caen en territorio ruso”, escribió en Twitter. “Ucrania nunca ha abierto tal fuego. Hacemos un llamado a una investigación internacional inmediata e imparcial de los incidentes informados por los medios rusos”, agregó.

El presidente de Ucrania, Volodymyr Zelensky, también ha puesto en duda la noticia.

En una declaración emitida ese mismo día, el Comité de Investigación de Rusia anunció que se abriría una investigación penal sobre el incidente y que se está llevando a cabo una “investigación exhaustiva y exhaustiva de las circunstancias”.

En declaraciones a RIA Novosti, una fuente policial no identificada afirmó que los restos de un proyectil de un lanzacohetes BM-21 Grad de la era soviética se identificaron en uno de los supuestos sitios de explosión. Se cree que el sistema de armas es utilizado tanto por las fuerzas armadas de Ucrania como por las tropas leales a las dos regiones separatistas de Donbass.

Al mismo tiempo, el militar ucraniano dijo dos soldados murieron y cuatro resultaron heridos en bombardeos de separatistas prorrusos en el este de Ucrania. El ejército ucraniano dijo en su página de Facebook que había registrado 70 violaciones del alto el fuego por parte de separatistas desde el comienzo del día en comparación con 66 casos en las 24 horas anteriores.

El ejército de Ucrania dijo que los separatistas abrieron fuego contra más de 30 asentamientos a lo largo de la línea del frente utilizando artillería pesada, lo que ha sido prohibido por acuerdos destinados a enfriar el conflicto de larga duración; un grupo de legisladores y medios extranjeros que visitaban la zona de conflicto fueron atacados y tuvieron que ser evacuados a un refugio, dijo el sábado un portavoz del partido del presidente Volodymyr Zelenskiy en un comunicado separado, según Reuters. Mientras tanto, funcionarios separatistas acusaron a Ucrania en el sitio de redes sociales Telegram de bombardear áreas controladas por separatistas y dijeron que tenían que responder en consecuencia.

Funcionarios de las autoproclamadas Repúblicas Populares de Donetsk y Lugansk y funcionarios en Kiev han informado de intensos bombardeos a ambos lados de la línea de contacto en el este del país devastado por la guerra, acusándose mutuamente de intensificar el tenso enfrentamiento militar.

En una escalada significativa tanto en las hostilidades como en las acusaciones mutuas, el viernes, los líderes rebeldes declararon que creían que Ucrania estaba dispuesta a ordenar una ofensiva militar diseñada para recuperar las dos regiones, que declararon su autonomía después de que el gobierno del país fuera derrocado por violentas protestas callejeras en 2014.

El jefe de la región de Donetsk, Denis Pushilin, pidió a “todos los hombres capaces de portar armas” que se inscriban en el servicio militar y ayuden a “frenar la agresión de Kiev”. Sin embargo, varios medios de comunicación han informado desde entonces que los metadatos de dos videos, uno de Pushilin y otro de su homólogo en Lugansk, que advierten de una reciente escalada en las hostilidades, indican que pueden haber sido grabados con dos días de anticipación.

Mientras tanto, Alexey Danilov, secretario del Consejo de Defensa y Seguridad Nacional de Ucrania, negó el viernes que Kiev planeara atacar la RPD y la LPR. “Hay un intento de provocar a nuestras fuerzas”, afirmó, y agregó que las tropas ucranianas “solo pueden abrir fuego si existe una amenaza para la vida de nuestros miembros del servicio”.

En un comunicado emitido poco después de la orden de evacuación, el Ministerio de Relaciones Exteriores de Kiev dijo que “las acusaciones de que las autoridades ucranianas supuestamente tienen la intención de lanzar una ofensiva en los territorios temporalmente ocupados de las provincias de Donetsk y Lugansk son falsas”.

Haciéndose eco de un estribillo recurrente, el sábado el presidente de los Estados Unidos, Joe Biden, afirmó que Washington tiene “todos los indicios” de que Rusia está “preparada para entrar en Ucrania, atacar a Ucrania”. La advertencia es la última de una serie de líderes occidentales que insisten en que Moscú podría estar a punto de ordenar una invasión en toda regla de su vecino. El Kremlin ha rechazado sistemáticamente las acusaciones, afirmando que los informes de inteligencia estadounidenses y británicos de que está preparando un ataque de ‘bandera falsa’ como pretexto para la guerra son “histeria”.

Hablando el viernes, el presidente ruso Vladimir Putin volvió a pedir una solución diplomática a la creciente crisis. “Todo lo que Kiev necesita hacer es sentarse a la mesa de negociaciones con representantes del Donbass y acordar medidas políticas, militares, económicas y humanitarias para poner fin a este conflicto. Cuanto antes suceda esto, mejor”, dijo Putin.



[ad_2]

Source link

Leave a Reply

Your email address will not be published.