0 5 min 9 mths

[ad_1]

Escrito por Daniel Lacalle,

La escalada de tensión en Ucrania nos ha recordado algo que muchos inversores parecían haber olvidado: el riesgo geopolítico. Las sanciones y la inevitable caída del comercio han demostrado generar un impacto negativo significativo en las diferentes economías involucradas. Sabemos por la crisis de Ucrania de 2014 que el impacto económico es severo y persistente.

El impacto económico de las sanciones es, sin duda, mayor para Rusia. El Fondo Monetario Internacional (FMI) estimó en 2015 que “las sanciones occidentales y las contrasanciones rusas redujeron inicialmente el producto interno bruto (PIB) real de Rusia entre un 1% y un 1,5% y que las sanciones prolongadas conducirían a una pérdida de producción acumulada aún mayor. En 2019, el FMI estimó que las sanciones redujeron la tasa de crecimiento de Rusia en 0,2 puntos porcentuales cada año entre 2014 y 2018”, según informa The New Atlanticist.

El impacto en los ciudadanos rusos es amplio incluso cuando estas sanciones están dirigidas a individuos y bancos estatales. El impacto más evidente es la pérdida de poder adquisitivo de la moneda local, que se ha desplomado frente al dólar estadounidense, lo que reduce salarios y ahorros en términos reales.

Estados Unidos no sufre un impacto relevante por sanciones a Rusia. Importó alrededor de $ 30 mil millones de Rusia en los primeros once meses de 2021 y exportó $ 13,2 mil millones, según Bloomberg. Sin embargo, sufre implicaciones indirectas a medida que los precios al consumidor se disparan debido al aumento de los precios de la energía y los alimentos. Rusia es un actor global relevante en la exportación de metales, bienes agrícolas y energéticos y las sanciones afectan los precios marginales en los mercados globales.

La Unión Europea (UE) tiene mucho más que perder que Estados Unidos en un conflicto con Rusia. Según Eurostat, Rusia es el quinto mayor socio comercial de la Unión Europea, con importaciones por $177.900 millones y exportaciones por $104.100 millones. Además, la dependencia del gas natural ruso es muy alta, particularmente en países como Alemania y la República Checa. Once países de la UE importan más del 50 % de sus necesidades de gas natural de Rusia. Para muchos sería imposible compensar el flujo de gas ruso con gas natural licuado incluso utilizando camiones si estuvieran dispuestos a aceptar precios prohibitivos.

El impacto en Ucrania es enorme. En “El efecto económico de las guerras híbridas”, un estudio de las profesoras Julia Bluszcz y Marica Valente, muestran que “los efectos causales se estiman calculando la diferencia anual en el PIB per cápita entre Ucrania y su contraparte sintética después del estallido de la guerra. Los resultados indican que el PIB per cápita perdido de Ucrania debido a la guerra de Donbass asciende al 15,1% en promedio en los años 2013-2017 y, respectivamente, 5,23% ($460,26), 9,18% ($832,96), 19,63% ($1823,78), 19,80% ($1893,38 ), 21,67% ($2.184,13) en 2013, 2014, 2015, 2016 y 2017”.

También hay un impacto indirecto en la economía global. Las crecientes tensiones en Ucrania muestran las crecientes diferencias entre los países occidentales y las naciones influenciadas por Rusia y China. Esto va más allá de Ucrania o de los flujos de gas natural. Occidente está perdiendo influencia en África y América Latina a favor de China y, en menor medida, de Rusia. América Latina está cambiando lentamente hacia China y Rusia, como lo demuestran los mensajes del presidente de Argentina y el recién nombrado primer ministro de Chile.

El impacto del riesgo geopolítico ha disparado los precios de la energía y los alimentos en todo el mundo. El aumento en los precios de los bienes esenciales se produce después de un año terrible para los salarios reales mundiales, erosionados por la inflación impulsada por los bancos centrales.

La crisis de Ucrania llega también en medio de una evidente ralentización de las mayores economías tras el efecto placebo de los masivos planes de estímulo. Estos riesgos se suman a un escenario en el que muchas economías se acercan aún más a la estanflación, y las ramificaciones probablemente durarán más que el propio conflicto.

[ad_2]

Source link

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *